August 21, 2006

Hablemos de... (Post 2)

Tenia 22 y seamos sinceros, sabía que ocurriria,
las cosas ya no andaban bien,
y una vez lo propuse arrepentiendome al segundo
.

Habia pasado poco de haber cumplido años,
creo que siempre me pasan cosas no olvidables cerca a esa funesta fecha,
quiza sean mensajes, regalos, como saberlo, yo recibo nomas,
a veces feliz,
a veces contento,
y otras veces simplemente recibo...

Pero sigamos con lo que pasé por esos tiempos,
al menos un resumen,

Conocí buenos amigos, no muchos pero buenos en fin, y temporales tambien.
uno de ellos me dió todo el apoyo que no hubiera pedido debido a mi estupido orgullo,
me prestó incluso a su mamá,
no olvidaré nunca la esencia del consejo que me dió esa noche oscura,
ni
el abrazo que, por cierto no habia recibido en años.

Por esas epocas, alguien de la universidad paso a ser mi amigo,
y es que se dió cuenta de algunas cosas que me pasaban,
que si bien es cierto no tenian mucho que ver con la hendidura en el corazon,
esta habia hecho que mi sensibilidad aumente,
y que busque perder amistades,

disminuir mi imagen,
recordar mi niñez y cosas que tenia bien guardadas,
o que creia saldadas.
"Necesito darte un abrazo..."
- me dijo mi amigo, me asusté un poco,
y no por cosas que tengan que ver con temores mundanos,
solo que me sorprendió que una persona que no conocía mucho y que solo hablabamos de universidad me confiese que queria darme su apoyo de la manera mas incomprensible,
pues no sabia mucho de mi,
quizá eso era una manera de ofrecerme su amistad,

como saberlo,
estaba cubierto por tanta oscuridad que no entendia nada y a la vez quería que pase todo rapido,

pues sabía que solo el tiempo me ayudaría por completo.

Pasé tardes terribles,
buscando ayuda, cuando sin necesidad de gritar, mi voz decia necesito que te quedes,
me humillaba tambien,
siendo un mendigo por un beso a veces recibido,
a veces robado,
pero todo estaba mal,
ya nunca seria igual,
ya habia sido el fin,
y yo esperaba ansiosamente a que pase el tiempo,
o que alguien me despierte de eso que a veces mal llamamos sueño.

No tenia trabajo y el circulo del destino me decía que no todo era malo,
pues aun tenia a mi familia,
le di una cachetada a ese imbecil pues a mi no me vienes con tonterias,
mi familia estaba en uno de esos puntos de inflexión
que a veces lamento que no todo dependa
-aunque sea- de los buenos deseos de las personas.

Ademas, y todavia -como decia la ex de manongo-
esperaba que pase un dia y otro, pues es así como pasa el tiempo,
y con el tiempo,
tuve que empezar a aceptar que ya no eramos dos,
que no teniamos nada de modelo, ni de irrompible,
recuerdo una de las tantas conversaciones con algun acompañante de almuerzo,
el cual por cierto se colaba a mi mesa...

"tengo que serte sincero, tengo que preguntarte si aun sigues con...?"
- Me decia la voz curiosa, algo preocupada (quizá por su seguridad),
quiza estupida sea la palabra real...
Yo, tierno y veloz (no dulce),
sacando fuerzas de no se donde para pedirle a mis nosecuantos musculos faciales que dibujen
una de esas sonrisas que nunca me salen para la foto y de paso decia:
"desde que hora quieres preguntarme eso?"

pasaban los dias,
y yo hacia mi vida,

menos normal de lo que pudiera aceptar, pero quizá algo mas tranquilo...
mis cosas andaban mal,
mis ahorros iban disminuyendo,
conseguí un trabajo,
ya tenía algo en que distraerme,
regresé, tal como dice la canción, pero ya no practicando,
mi corazón estaba cansado y con ansias de dinero...

Volvió la monotonía, ingles, trabajo, universidad, casa, ingles, etc y muchos etc,
mientras que los fines de semana buscaba cubrirlos con trabajo y responsabilidad,
enseñar por alli,
coordinar algunas cosas,
soñar por el resto,
esperando que nadie me pregunte como me sentia ni nada por el estilo.

Y si, mi corazon estaba perdido.
sintiendome culpable por las huevadas que me habian metido en la cabeza,
me sentia culpable por muchas cosas,
es que estaba sensible, y las culpas me acechaban,
mierda, me hecharon la culpa de todas las cosas, y yo huevon, acepté todo,
ahora me río,
pero en ese momento, y ahora que lo veo bien,
me hecharon la culpa de todo.


Seguian pasando los dias,
y entre tantas cosas la universidad me tenia partido,
tenia que estudiar como loco,
mi mente no daba para mas,
estaba tan enrutinado y no se que cosas mas,
que algunas decisiones ya no tenian vuelta atras.


Habia tomado taxi (esa mala costumbre)
y sin ganas de hablar con mi temporal conductor iba a mi trabajo,
pensando en nada, pensando en que tenia que trabajar,

no dormia muy bien, pero ahora al menos podia conciliar el sueño...
Unos dia antes me habia quedado dormido en el carro,
de tal manera que al despertar estaba perdido,
y yo cojudo me bajé del carro,

estaba pensando medio dormido en como regresar a casa,
era medianoche o mas creo,
no recuerdo la hora, pero si el lugar,


caminando por alli, pensando en como regresar y pidiendo que no se aparezca nadie por todas esas zonas oscuras,
tenia miedo, lo admito, algo cansado, con sueño, y preocupado,
algo que me pedia que camine rapido y no demuestre que estaba perdido.

Caminé mucho,
hasta que aparecio un carro y una hora despues yo aparecia por lugares conocidos.

Seguía en el taxi,
pensando incluso en cosas como esas,
me estaba quedando dormido muchas veces,
mi cuerpo no estaba aguantando tantas cosas a la vez, ingles, trabajo, universidad, domingos...

"Te estas matando" me decian voces no muy extrañas.

Seguia en el taxi,
respondiendo monosilabicamente a mi chofer,
pues solo lo veia asi, esperando a que me lleve rapido a mi trabajo

"Sabia usted que lleguemos temprano a su destino,
no solo depende de mi, ni de que todos los semaforos esten en verde?"


- Bueno, supongo que algo de suerte debe haber...

Le decia, rompiendo mi regla de los monosilabos,
"Lo que pasa es que las cosas no solo depende de la suerte,
sino que algo tenemos que ver nosotros mismos,
creo que llegar temprano tiene que ver con salir temprano,
incluso tomemos taxi debemos recordar ciertos factores como los semaforos o cosas asi..."


Yo solo lo escuchaba,
sinceramente estaba harto,
tenia un monton de trabajo,
me habian contratado por una urgencia mayuscula y acababan de quitarme a una persona en el proyecto.

"Y que tal si hablamos de la culpa"
Me decia, mi acompañante,
pues ya se habia quitado la gorra de chofer y se habia puesto el polo de amigo,

"Si es que pasan cosas,
y estan son malas, hay un culpable?
o es que todos tuvimos que ver de alguna manera para que las cosas salgan asi?"


"La culpa, es compartida, siempre"

- Me decia el señor de al lado,
y yo ya escuchaba lo que decia,
habia dejado de lado el papel mental que estaba llenando,
seguia observando los parques del san borja sur, pensando en todo eso.

"Nunca creas que es tu culpa, hijo,
y si puedes hacer algo para evitar que ocurra, hazlo.

Lo mismo pero al reves, tambien funciona,

si es que puedes hacer algo,
hazlo, no te quedes,
recuerda que todos tenemos un papel que cumplir,
nunca te preguntes que pasaria si, solo hazlo"


Bajé del taxi,
llegué temprano a pesar de que no todos los semaforos -si es que habian- estaban rojos o verdes, recuerdo que le di la mano, y unas gracias muy bien dadas,


Como es sabido, nunca lo volvi a ver,
pero me dejó con eso en la garganta

eso que era mi esencia antes de...
Pensaba en eso, y luego de unos dias es que me dí cuenta que lo pasado noches antes,
pudo haber sido mi ultimo dia por este mundo,
el lugar era algo que no puedo llamar seguro, perdido totalmente.

Me di cuenta que estaba vivo,
recuerdo que en el ICPNA casi salto de felicidad al darme cuenta de eso, estaba, estoy vivo, tenemos que seguir adelante.

Esos meses si bien no conseguí muchos amigos, aprendi muchas cosas,

- El trabajo no lo es todo,
- La familia tampoco, tambien esta uno mismo, los estudios, objetivos, etc.
- Nunca me debo quedar con la espina adentro,
- La culpa no es solo mia.

2 comments:

El Rojo said...

Acabas de cagarme el cerebro. Me iré a dormir meditando lo que has escrito...
Estoy... no sé como estoy...

Jersson said...

buenas noches y buena suerte,
era, en parte la idea, jeje

un abrazo.