February 6, 2008

Escribir (A veces...)

Una vez le conté a una chica que cuando no sabia lo que era escribir con ganas de escribir, lo unico que hacía era tener una hoja en blanco y comenzar cada párrafo con un "sabes?"

Luego de un tiempo partía describiendo la hora, momento y lugar en el que me encontraba, muchas veces en cama, con algun gato rondando y el perro esperando su comida de turno.
Recuerdo pues, que muchas veces comenzaba diciendo "Es medianoche y kiko no sabe que hacer, creo que está loco, será un gato salvaje? mejor le abro la puerta, me levanto un momento..."

A veces mientras escribo siento que soy apoderado por la canción del momento o esa nota que no puedes dejar de tararear. Es asi que una simple palabra, puede convertirse en una apologia, a lo que sea, tal vez una despedida, discusión o un beso mismo. Apología al Beso, recuerdo que mas de una vez me prometí escribir al respecto. Apología al Beso, tantas cosas que decir...

Otras veces no es siquiera necesario tener la radio prendida, la música nunca pudo salir de mi cabeza y sobre los residuos es increible lo que uno puede ponerse a pensar, escribir o sentir buscando entender que quizo decir aquel que te dejo tal melodía.

A veces comparto mi comprensión sobre una canción en particular, tal es el caso de aquella canción alegre que graciosamente termina siendo de desamor o de la tranquilidad misma por terminar aquella relación. O de como una tonada que habla de dos chicas puede ser acaso el reflejo de lo que busca una persona ademas del exito, y esto es, ojo, muy diferente a salir con dos personas a la vez.

A veces, mientras veo una pelicula, corto o alguna escena de comercial de televisión, viene a mi mente todo ese murmullo que termina siendo un desbarajuste cuasiemocional, posiblemente sonriendo entrelagrimas, pues son tantas las vueltas que puede uno darle a las cosas, que termina teniendo una idea de lo que quería decir el mensaje.

A veces es tan fuerte el sentimiento de la estrofa o frase que se suelta en la puesta en escena, que uno no puede mas y termina practicamente transcribiendo esas dos o tres palabras que terminarán siendo el centro de todo el universo creado, por mas inoportuno o falto de originalidad que pueda terminar siendo.

Otras veces uno termina escribiendo cualquier cosa, cualquiera de esas cosas que nunca podrá compartir, pues en ciertos casos son sentimientos del tipo "realmente encontrados", de esos que sabes son cosas que no se comprenderían nunca como uno quiere, siempre con uno que otro malentendido que a pesar de darle sabor al momento, es mas que probable que termine siendo algo soso y ligado a cualquier tipo de lectura cancelable. O en todo caso, el morbo por delante, buscaría mas informacion al respecto.

Alguna vez, confesé que uno puede decir muchas cosas, pero realmente la procesión nunca dejará de ir por dentro, es que, uno puede inventar una sonrisa o esbozar una lagrima, pero lo que realmente vale no es lo que uno logra compartir mediante sus letras. Eso tendría que ser nada mas que un adicional que nos obligara a decir lo bien que uno escribe, pero lo que realmente deberia valer sería lo que uno siente.

A veces, termino escribiendo varios parrafos similares, con frases introductorias del tipo "A veces..." y mientras voy improvisando, termino agregando una que otra vez algun "y otras veces" o "por otro lado..." pero esa es otra historia.

2 comments:

Tita said...

A veces yo tampoco se ni lo que escribo :) que buena manera de ver las cosas :) gracias por el comment

Just said...

Gracias,
es que muchas veces... nunca se sabe