February 6, 2008

1-Día 1 (Saliendo de Casa)

2 de la tarde, ultima llamada para confirmar si estoy seguro?, si todo está bien?, confirmacion apurada. Descuida, nos vemos a las 5.

Viernes por la tarde, primer dia del fin de semana largo, la ruta ya está dada, mi mochila vacia agrega que ya es momento, que faltan pocas horas, que debo decidirme ya por uno o dos pares de zapatillas.
La prioridad de lo que debe o no llevarse sobrepasa los 50 minutos, es momento de salir, dos tarjetas (crédito y débito), pasaporte, 20 soles y algunas hojas son lo ultimo que pongo en un bolsillo.

Ya casi todo está listo, necesito dibujar hasta donde quiero ir, siento que debe ser asi. Busco un papel blanco, esbozo el primer intento, guardo un recuerdo, ya es hora de partir.
Elsa, mi madre, combina resignación y costumbre para desearme suerte, el camino esta vez será largo.

Un chicle hasta la primera parada, es necesario ir al banco para sacar dinero para unos dias, no converso mucho con el señor taxi, se hizo tarde y veo en mis zapatillas una decision que dias mas tarde agradeceré en demasía.
Bajo del taxi deseandole (una vez mas) suerte al señor del taxi, recuerdo vagamente que cerca del Ovalo habia un cajero del banco que a pesar de todo sigo usando. Las calles vacias ya no me causan sorpresa pero si una que otra interrogante sobre sacar o no mi dinero en esa avenida de pueblo fantasma del viejo oeste.

Recuedo que es tarde y que el problema no solo es la seguridad del banco, no veo ningún carro cerca. Es una de las pocas veces en las que lamento no haber pedido un carro al viejo gordo de traje rojo, camino rapido entre saltando o corriendo, busco un carril con algun taxi a lo lejos, uno tendrá que detenerse. 

8 Soles desde Higuereta a 28 con Paseo de la Republica no me parece mucho, las calles estan vacias, este feriado de junio está un poco triste, necesito algo de música.

10 para las 5 atravieso la puerta principal de la terminal terrestre, mi mochila si que pesa, y mientras reviso visualmente si es que hay sitio disponible para sentarme un minuto, recuerdo que la idea inicial era otro destino, menos dias y en avion.
Mi acompañante de turno timbra mi celular, está a unos metros pero nota mi cansancio para seguir buscandolo... "En realidad no pensaba buscarte" le digo medio serio, medio riendo, la verdad es que estaba cansado, bendita mochila.
La enamorada de turno no deja de despegarse de mi amigo, yo sonrio y ya casi sin bromas de viernes por la tarde, suelto un "no nos vamos hasta el otro año, solo seran unos dias, quiza dos semanas..."
Los ojos de mi amigo demuestran que no habia contado lo suficiente, no a ella, siento que debo apartarme un poco para el proceso postdespedida, mientras escucho historias de maletas robadas, caramelos, agua, mapas y juegos para el camino, confirmo que el bus que tomaremos ya está esperando y es momento de ubicarnos, en minutos la cola para subir será larga.

Subimos y encontramos rapidamente nuestras ubicaciones, es que, son solo números, cuestión de orden nada mas, de todas maneras es gracioso recordar ciertas ocasiones en las que uno quiere sentarse donde quiere, pero, a veces no se puede.

El bus comienza a moverse, no creo que esto sea primera, está todo demasiado lento. Desde mi lado, mirando a la ventana, volteo a mi derecha, mientras busco a ciegas unas cosas de la mochila, noto que el Terco comienza a llamar por teléfono, "Paty, ya estamos saliendo!, me ves?"
Sonrio un poco, a lo mas podrá verme a mi, pues sigo en el lado de la ventana, no pienso moverme, asi dice en mi boleto de viaje. Prendo mi camara, el carro ya debe estar en segunda, ahora esta todo algo mas rápido, recorro mentalmente calles aledañas, Plaza Grau, Paseo Colón, Alfonso Ugarte, Caquetá... Cajamarca ya llegaremos, no te muevas, adios Lima (al menos por unos días)

2 comments:

El Rojo said...

Todo este tiempo creí que te habías ido solo.

No me invitaste.

Just said...

no recuerdo, pero no sabia como preguntarte,
además... se te vé tan ocupado.