March 4, 2008

Viajando

Hace ya mucho que tomé la decisión de cambiar de ruta cada cierto tiempo, si bien es cierto mi último puesto de trabajo me tiene atado mas de año y medio a la misma locación, siempre he tenido la suerte de encontrar un nuevo camino para llegar al destino, desde el mas sencillo y por ende -casi siempre- mas costoso, hasta la complicadísima tarea de movernos usando uno que otro couster.
La constante a la segunda alternativa, son las horas punta, tráfico por doquier, discusiones a medio camino y el nunca olvidable "solo voy hasta la esquina, luego te cobro doble, okey?". Y aquí, en este punto me detengo entre -muchas veces- sonrisas, molestias o simplemente sorpresas o en una frase que se vuelve cada vez menos rara... "pues ya está dejando de sorprenderme"

Viajando en couster he presenciado todos los contraejemplos a cualquier ley Física/Química o simplemente Moral, tal vez uno pueda recordar sin dificultad alguna cuando una persona no puede darle su asiento a la pobre viejecita, pues simplemente no quiere hacerlo (pues un cuerpo inerte no puede moverse). He visto como uno logra hacerse el dormido, o como una señora (entre comillas, las cuales no quiero gastar) no quiere pararse del asiento reservado. A veces me pregunto cual debe ser el requisito para poder sentarme en dichoso lugar cercano a la puerta de subida/bajada, es acaso necesario contar con un brazo de menos, ser cuadrapléjico o anciano anciano que necesita ayuda peatonal? para que a uno le tengan que ceder el asiento si bien es cierto, es reservado, por derecho y ley?

A veces el comportamiento del cobrador de turno me trae demasiadas contrariedades, recuerdo incluso un tiempo que estaba de moda un requisito para que puedan seguir trabajando. Tanto cobrador como chofer de líneas urbanas, requería el certificado de Educación Vial. Yo personalmente no creo que hayan cosas que se solucionen asi de la nada y menos aun con un pack de clases semanales. Si, es cierto que pueden servirte de guía, pero de eso nada mas.

Con ello no quiero decir que las personas no cambien o que la culpa viene de un solo lado, yo tengo la idea de que las personas se forman de acuerdo al entorno al que se enfrentan, pues, he lamentado ver como una señora ha golpeado a un pobre chofer por el simple hecho de que no queria darle "su vuelto", cuando el pasaje esta determinado y para colmo es feriado. He visto muy asombrado como un cobrador de combi o couster ha recibido un golpe en el rostro de un pasajero algo ebrio, todo esto sin explicacion alguna, teniendo como resultado una persona con una mano en el rostro, un chofer malhumorado, una novia asustada y mucho silencio alrededor.

Asi pues, ya no me sorprende que el cobrador de turno cobre un sol cuando lo normal son cincuenta céntimos, pues si bien es cierto para el resto del mundo puede que sea normal, lo ideal sería quedar en algo al momento de subir al carro, asi no habrían tantos problemas, discusiones, bullas y bajese por favor.

Lo que si me da que pensar es como algunos cobradores prefieren irse casi todo el camino con el carro vacio con tal de no llevar personas que pagan lo mismo por una distancia mas larga. No logro comprenderlo, pues "lo mismo" es mentira, ya que alli si tienen la tarifa bien definida, esa que determina que el pasaje universitario solo difiere en el nombre con el pasaje normal. Si, quizá tenga que ver que muchas veces salte la frase "yo siempre pago un sol", pero si nos damos cuenta, es un circulo vicioso.

Recuerdo una vez que estaba en la avenida Arequipa y queria ir a Benavides (o Caminos del Inca, la verdad no recuerdo), pensaba subir hasta que el cobrador me preguntó mi destino, no tuve (es mas, aun no tengo) problemas en responder, ya sabía que la respuesta sería "no voy!", esa vez como tantas, le pregunté "hasta donde va", me respondió que hasta el ovalo de Miraflores (es decir, al final de la Arequipa), no pude contenerme y le pregunté "De verdad?", el cobrador dudó por un momento, y me dijo "Si, de verdad", asi que por molestar (una vez mas) le dije "estás seguro?", fue un momento algo gracioso, aun me veo parado en la vereda del cruce con la Av. Aramburú, el semaforo tintineando y al chico dudando si debia o no responderme. Todo se aclaró cuando me dijo "Sube, si voy" la verdad es que ya habia dejado de escucharlo, asi que no tome el carro.

Como iba diciendo, yo creo sin duda alguna que el entorno es el que ha formado a las personas que nos transportan a  nuestros lugares de estudio, trabajo, diversión, tanto asi que, una vez que iba a mi casa, el cobrador de turno me dijo casi furioso "no hay medio, no hay medio", yo le dije "tranquilo, no voy a pagarte medio pasaje, sonrie, se feliz!", el cobrador me dijo algo que de vez en cuando recuerdo "yo no sonrio, no soy feliz, soy asi!, pasaje pasaje!"

2 comments:

Gsús said...

Esa de: "Hasta el ovalo de Miraflores" es clásica en especial a las horas punta. Felizmente no todos hacen eso y siempre se puede conseguir couster hasta 'caminos del inca' al menos.

Intenta pagar medio desde la UNI hasta Villa El Salvador

Just said...

gsus, no seas delincuente.