December 22, 2006

Escribir

Hace mucho que la aventura de escribir comenzó.
Hace días que no tengo algo que termina siendo publicado,
no me siento presionado al respecto,
nadie me reclama,
no reclamo ello pero - ojo que - tampoco lo agradezco...

la calidad de mis últimos entregables no buscan revisión o respuesta alguna,
pero reconozco,
admito que estas semanas no he mostrado signos de vida,
al menos de los que ustedes, amigos quieran leer,

uno busca siempre la felicidad,
quiera o no admitirlo,
es lo que busca,
por mi parte no he podido demostrar que ello es lo que también quiero,

últimamente, si es que revisan o recuerdan mis últimos apuntes,
notarán mas que un lamento y burla entrelineada,
tampoco es que reclame a gritos felicidad o afecto,
pero en primera instancia mas de uno determinará
quizá con certeza,
quizá llegando al limite del prejuicio,
que estoy algo lamentoso,
quizá deprimido...

no puedo admitirlo,
ni tampoco tengo que negar nada que no es cierto,
mis movimientos van de acuerdo con lo que pienso,
no me encuentro de lo mejor pero sin animo de pecar de autosuficiente
tampoco voy pidiendo compasión,
ni un minuto de su paciencia,

quizá si, una pregunta,
pero no en este lado del camino, no ahora...

Una canción pegajosa y casi tan adulta como mi madre,
me dice "she loves you and you know....",
mi mente trabaja a mil, debe ser este resfrío mal curado que esta atacando mi garganta,
lo cual me hace alucinar y escribir, escribir, escribir sin escribir...

Siempre busco hacerlo,
y cuando llego al papel, entre leída y leída,
por ratos sonrío, incluso llegando a pensar que lo compartiré con ustedes,
queridos amigos,

Mientras "and I love her" cala mis oídos, mi mente,
recuerdo que a veces vengo directamente a estos medios,
buscando compartir, decirles lo que me anda pasando,
llegando entonces a escribir como loco,
no dejando pasar alguna coma y permitiendo muchos acentos sin marcar,
esperando respuesta alguna...

En plena locura temporal, solo el sudor logra hacerme recordar que esto no solo es un tratamiento, que a veces debo publicar lo escrito, pues me gusta hacerlo.

pero determinados y finitos momentos son los que me hacen pensar en "mejor no publicarlo"
pues el volumen es demasiado,
incluso interminable,
como la vida misma.
(salvando claro, densas diferencias)

En ocasiones mi desfachatez por escribir y escribir, me obliga a publicar lecturas quiza inconclusas, quizá incomprensibles, como recordarlo, son esos los momentos, en que la locura (la anteriormente descrita) hace que termine rápidamente,
y justo antes de dejar consumadas las letras,
encuentro que no hay título alguno. No, no hay título...

Menudo problema,
entregar también un título,
en aquellos casos,
generalmente vuelvo a leer (en realidad casi siempre lo hago, el casi es gracias a mi locura) todo lo escrito,
sonriendo por todos los errores que encuentro,
es una práctica la que tengo,
la de seguir leyendo, escribir, leer, escribir, corregir, escribir, leer... y así..

A veces recuerdo al punto que me llevó a ese estado de trance que hizo escriba tanto,
y a veces tan rápido,
es así que encuentro el titulo "apropiado"

Noten pues, las comillas, pues en ellas observarán que el "mensaje escondido" tiene que ver con el titulo, con lo escrito...

Otras veces vengo con una sola idea en la cabeza,
por ejemplo "la canción" fue algo que siempre tuve en mente,
años atrás, ya andaba pensando en cada paso y comentario que escribiría años despues...

Y esa idea a veces se transforma en cosas que si,
me gustan bastante,
como si estuviera desdoblando la idea, el título...

A veces - muchas - termino riéndome,
pues culmino dándome cuenta que la idea no tiene nada nada que ver con el texto escrito...

Serán incontables las veces que los que me conozcan -quizá también los que no- me recuerden con música en mano,
sea de los 60, 80, 90 o los de esta década,
siempre tengo algo que escuchar,
incluso en la universidad,
ya terminando la carrera, pasé mis últimos exámenes con mp3 incluido
y uno que otro susurro de "joven, por favor baje su volumen..."

Hay una canción de Hombres G con una frase muy interesante...
"detesto las chicas que las canciones les recuerdan algo"
yo por mi parte no diferencio eso, en realidad me parece importante tener a la música como amiga acompañante,
teniendo ya cierto nivel de relación con ella, con ellas
debo agregar que no solo empiezo a recordar,
a veces logro trasladarme a recuerdos nunca ocurridos,
involucrarme en situaciones que logran ponerme meramente triste,

quizá es por eso que algunas canciones son buenas y otras muy buenas,
pues reflejan lo que uno sentía, siente al componerla,
mientras tanto, acabo contagiándome por esas cosas,
a pesar de estar de lo mejor (de repente estable, otras triste...)
logro por instantes caer en ese agujero de sentimientos incontables,
llegando a veces a reír, quizá ensimismarme,
y otras posiblemente a pensar
en que diablos podría haberle ocurrido a tales o cuales personas para escribir
o dejarme semejante mensaje existencial...

Mientras escribo voy escuchando música,
el Album Blanco sigue acompañándome, y no saben lo bien que me hace sumergirme entre tantos obladi, molli jones, rocky raccon o revolution, de veras que hay mucho que compartir,
honey pie me detiene, pero debo seguir...

A lo que iba, a lo que voy, es que mientras escribo y la escucho,
la música puede distorsionar el objetivo de lo que quería compartir,
son también recordadas las ocasiones en las que cancelo lo que estaba escribiendo,
empiezo nuevamente (una vez mas)
con nuevo titulo,
nuevo contenido, quizá solo nuevo título y aun nada en el contenido...
y todo esto gracias a un par de canciones que logran desinflamar mi alma,

Habiendo pasado por muchas líneas y llegando a sonreír con lo terminado,
a veces paso a sentirme algo mal,
no como de costumbre, pero logrando terminar con lo escrito.

Es así,
como es que llego a escribir las publicaciones que terminan aquí,
claro, que no todas pasan por el mismo río, estimados amigos,

no siempre una lágrima representa tristeza,
eso lo tengo muy claro desde ya hace tanto tiempo,
pero estoy seguro de que muchos de ustedes no creen en eso,
sobre todo cuando regresan por aquí (si es que lo llegan a hacer)
y notan otra vez, o una vez mas, que sigo escribiendo bajo el mismo estilo,
"reclamándole a la vida"
"lamentándome..."

o cosas por el estilo...

no todo es cierto,
recuérdenlo.

2 comments:

Laura Hammer said...

A ver...Será que yo no he leído los posts "indicados",
pero hasta ahora no te he notado voz de lamento y de reclamo mientras escribes,
al leer claro,
me amarro los pantalones cada que veo un post largo,
pero es fácil seguir leyendo,
especialmente gracias a los quiebres y a las líneas huérfanas en el texto,
supongo que son producto del ritmo del pensamiento de cada quien.

Supongo que el ritmo tuyo, está influenciado por la canción del momento como muchas veces nos ocurre,
yo ahora escuchaba una de las que me enviaron en agradecimiento por mi e- mail bomba navideño,
me encanta, realmente me encanta,
no sé porqué pongo comas,
porque el sentimiento es limpio,
como un tajo a la piel,
un solo trazo...y listo!
es belleza, esa especie de sensación
entre dolor y placer, que imagino en el que interpreta la música que ahora oigo, pero...bueno, esa soy yo.

Me agrada es frase de que no toda lágrima significa tristeza,
me hizo sonreir...Es tanto lo que la gente que lee blogs, suele imaginar, interpretar y concluir de textos y sentimientos que nada tienen que ver con la imagen subjetivo de cada lector,
que a veces se nos puede ir la vida aclarando dudas,
deshaciendo lios,
desatando nudos mentales
y teniendo broncas, con la gente que no sabe como leernos...

La verdad nadie sabe,
mientras menos gente lea,
intervenga, complete nuestro propio verbo,
la palabra será mas virgen,
mas limpia,
mas honesta,
sin impurezas.

Felicidades a tu ritmo y al album blanco,
son cosas que logro entender...pero bajo mi propia óptica medio ingenua,
medio ingeniosa.

Besos,miles.

Jersson said...

Que bueno que no los encontraste, sinceramente,
debe haber por lo menos uno,
pero no todos,

a veces siento que la gente cree eso,
que soy un mar de lamentaciones o algo así,
pero no,
nada de eso,
algo de humano aun tengo...
eso me permite sentir algo de tristeza,
pero no todo el tiempo.

Si,
muchas veces termino escribiendo no se cuantas lineas,
demasiadas,
mas no lo suficiente como para cortar y dejarlo a medias,
si es necesario sigo,
pero seguir no determina que sea publicado.

Es cierto,
la musica influye en lo que escribo,
pero no siempre es el único ingrediente,
a veces tiendo a enamorarme en vano,
quizá temporalmente o a proposito, llegando a inventar incluso un rompimiento,
sintiendo todo lo que convellaría eso si es que tuviera 15, 20 o 25,
todo eso,
sin salir de la biblioteca, trabajo,
reunión o conversación,
es gracioso,
pero a veces recuerdo como intentan regresarme a la realidad con una o dos preguntas,
la -infaltable- tercera siempre tiene que ver con "estás enamorado o qué?"

Lo del mail bomba me pareció espectacular,
ayer antes de dormir,
muy debilitado por la garganta y una breve reunión con los chicos del trabajo,
recordé o vino a mi mente una sola canción,
ya estarás enterada... (es una amenaza?)

Y si hablamos de la garganta,
ella misma no me dejó dormir ni hablar tanto como quisiera,
pero esa,
esa es otra historia.

Hace mucho decidí no dar explicaciones,
no tantas,
no muchas,
no puedo decir "ninguna" pues pecaría de soberbio (mas)

Pero no ser soberbio no implica "no tener broncas" por los chicos, chicas que no nos entienden,
que no me entienden,
al menos no como muchos quisieran ser comprendidos,
al menos aceptados.

Gracias,
de veras.